Go to Main Content

El Turismo Cultural

A A
  • Un Pedacito de Europa en Seúl

  • SMG 1742

    Tras la Guerra de Corea, en Seúl no quedaba nada más que ruinas y escombros. Sin embargo, la ciudad fue con la cabeza bien alta, alcanzando el crecimiento económico a una velocidad sin precedentes, llamado el “milagro del Río Hangang”. En aquel entonces, varios países europeos que tomaban parte del desarrollo económico coreano, se establecieron en la ciudad creando una pequeña Europa en Seúl.

    Comenzamos el viaje a los barrios europeos en Seúl.

    Aldea de Seorae, el barrio de los franceses

    #Aldea de Seorae – Tranquilidad en la ciudad, “La Pequeña Francia”

    Las calles flanqueadas por cafeterías y restaurantes exóticos al estilo francés, el maravilloso aroma que desprenden las panaderías y las conversaciones en francés que se oyen son las características de la aldea de Seorae del barrio de Banpo-dong en el distrito de Seocho-gu.

    La forma en que los residentes franceses pasean a sus perros se asemeja a la escena que se puede ver en el país galo, siendo ésta una de las razones por la que la gente llama a este lugar “Pequeña Francia”.

    La aldea de Seorae comenzó a tomar forma cuando la Escuela Francés de Seúl (Lycée Français de Seoul) fue trasladado del barrio de Hannam-dong en 1985, lo que hizo a las familias francesas moverse al área cerca de la escuela.

    A diferencia de las tiendas y comercios situados a lo largo de los dos lados de las principales carreteras, los pequeños callejones están alineados con las villas en donde residen los franceses, recordando que es un vecindario francés de Seúl.

    En este lugar se puede observar no solo los restaurantes franceses sino también otros que representan la cultura gastronómica de diferentes países, como Italia y México, lo que permitió a la aldea ser el lugar preferido para citas los fines de semana.

    Si siguen paseando por las calles densamente llenas de cafeterías y restaurantes, llegarán a la Escuela Francés de Seúl, donde los transeúntes sacan a menudo fotografías del edificio impresionante, apoyándose contra la pared.

    Hay unos 1.200 residentes franceses en Corea, y la mitad de ellos viven cerca de la escuela.

    El destino más famoso en la aldea de Seorae es el Parque Montmartre. Tras pasar por el Parque de Seoripul, lleno de árboles espesos, llegarán a una colina de pendiente suave, donde los conejitos blancos se ponen a saltar. El Parque de Montmartre fue construido por el Gobierno Metropolitano de Seúl y la Oficina del Distrito de Seocho-gu en 2006 para conmemorar el 120°aniversario del establecimiento de los lazos diplomáticos entre Corea y Francia.

    En aquel tiempo, muchos residentes franceses vivían cerca del acceso por carretera, por lo que ellos lo llamaban “Vía Montmartre”, y así, naturalmente el parque tuvo su nombre actual. Aunque la aldea de Seorae está situada en el corazón de Gangnam en Seúl, un agradable paseo a lo largo de las amplias zonas verdes de este parque les permitirá sentir como si pasearan por la colina de Montmartre en París por un breve momento.

    Estudiantes de la Escuela Alemana

    #El barrio de Hannam-dong – Un sabor de la cultura alemana

    Antoinette Sontag, una rusa de origen alemán es famosa por ser la persona responsable de convertir al Rey Gojong de la Dinastía Joseon en un amante del café, recibió por parte del monarca como regalo un hanok (casa tradicional coreana). Sontag transformó la casa en un hotel al estilo occidental, y en el primer piso, abrió un restaurante/cafetería, siendo el primer establecimiento de Corea que vendió café. Sontag solía disfrutar de un café con crema y azúcar, y así nació la cultura del café coreana que se basa en el estilo alemán.

    Sontag ya no está en este mundo, pero ella era la primera persona que trajo el sabor alemán a Corea.

    Cuando se celebra el Festival Tradicional de Cervezas, Oktoberfest, organizado por las principales empresas alemanas, como BMW, Lufthansa y Paulaner Brewery, toda la vecindad de Hannam-dong se convierte de repente en Alemania.

    Como el vecindario más preferido por los expatriados en Seúl, el barrio de Hannam-dong alberga una comunidad de unos 400 residentes alemanes. En el barrio, se sitúa la “Escuela Alemán de Seúl” que ofrece un currículo alemán desde el jardín de infancia hasta el bachillerato (instituto).

    Muchos alemanes viven en lujosas villas que cuentan con un amplio jardín y disfrutando de la vista del Río Hangang.

    Corea y Alemania han mantenido estrechos vínculos basados en sus experiencias compartidas como países divididos. Asimismo, en el pasado, muchos mineros y enfermeras de Corea trabajaban en Alemania, ayudando al país europeo a construir la base de su desarrollo económico.

    Sin embargo, más tarde, Alemania logró la reunificación nacional, convirtiéndose en la envidia de Corea, y el intercambio entre los dos países en cuanto a sus experiencias de separación y reunificación han profundizado aún más las relaciones bilaterales.

    Universidad de Sungkonghoe, fundada por la Iglesia Anglicana

    #La Universidad de Sungkonghoe – La amistad cordial de la Iglesia Anglicana

    Al empezar la Guerra de Corea en 1950, Inglaterra desplegó sus fuerzas armadas, el segundo mayor en número después de EE.UU. para luchar a favor del Sur. Los fuertes lazos de amistad que se habían mantenido entre Corea del Sur e Inglaterra sirvieron de base para su apoyo activo en dicho conflicto.

    La Iglesia Anglicana echó raíces por primera vez en Joseon en 1890, cuando la iglesia proporcionó la educación moderna para el pueblo coreano y estableció una guardería para cuidar a los niños locales.

    En 1914, la Iglesia Anglicana de Corea fundó el Seminario Teológico de San Miguel (Saint Michael’s Theological Seminary) que es la Universidad de Sungkonghoe en la actualidad. La universidad está ubicada en el distrito de Guro-gu, cerca de la salida 2 de la Estación de Onsu.

    La Iglesia Anglicana era el comienzo de las relaciones entre Corea del Sur e Inglaterra, convirtiéndose en un símbolo de la gran amistad entre los dos países a fecha de hoy.

    Parque de Ankara

    #Parque de Ankara – Un lugar de la cultura tradicional de Turquía

    Desde la antigüedad, Turquía ha mantenido presencia en la historia coreana, por lo que es un país muy familiar. Hace mucho tiempo, Turquía era conocida como “Gokturks” o “Gokturk”, que son las pronunciaciones de los caracteres chinos correspondientes a “Turks”, como los turcos se llaman a sí mismos.

    Más tarde, los turcos se convirtieron en uno de los países que desplegaron sus fuerzas armadas en Corea del Sur para participar en la Guerra de Corea, y desde entonces, estos dos se han convertido en “países hermanos”, forjando aún más las relaciones bilaterales.

    En 2002, los coreanos dieron una gran bienvenida y vitorearon al equipo turco en la Copa del Mundo de la FIFA Corea/Japón 2002. Se dice que cuando el equipo coreano y el turco se enfrentaron cara a cara por el tercer y cuarto puesto, los dos empezaron a jugar mirando la bandera grande de Turquía colgada sobre la gradería, y los turcos lloraron de emoción.

    Hoy en día, el rastro de Turquía se observa en el Parque de Ankara situado en Yeouido de Seúl. Seúl y la capital turca de Ankara se convirtieron en ciudades hermanas en 1971, y así se creó un parque con el nombre de la capital de Turquía en honor a esta alianza. En 1992, se construyó un edificio en forma de una casa tradicional de viña turca en el parque. Poco después, la ciudad de Ankara donó unos objetos folklóricos turcos con los que se embelleció el interior del edificio. Ese edificio se abrió al público como Casa de Ankara en 1995.

    Los objetos exhibidos en la Casa de Ankara son los que efectivamente se utilizaban en la viña turca en Ankara, entre los cuales se destacan muebles, utensilios de cocina, equipamientos agrícolas y otras herramientas diarias. Sobre todo, los espejos con marcos de plata y trajes tradicionales usados por el pueblo turco en bodas y festivales desde principios del siglo XVI del Imperio Otomano, son considerados sumamente valiosos por los turcos. La Casa de Ankara es el lugar donde se puede experimentar una versión a menor escala, pero valiosa, de Turquía en Seúl.