Go to Main Content

[2020] Discurso del Alcalde

A A
  • Sesión informativa sobre el ‘Fondo de Rescate para Trabajadores Autónomos’

  • SMG 301

    23/04/2020

    El día de hoy, 23 de abril, los casos confirmados de COVID-19 en Corea suman 10.702 y no se confirmó ninguno nuevo en Seúl (0 casos nuevos). El número acumulado de casos confirmados es de 628.

    El número de nuevos pacientes confirmados en todo el país sigue siendo de un solo dígito, y la cantidad de personas dadas de alta y que han salido de cuarentena ya excede 8.400 (8411). En Seúl, por décimo día, se detectaron tres nuevos casos confirmados o menos, la mayoría de los cuales están relacionados con personas llegadas del extranjero.

    Esta estabilidad es el efecto de las 6 semanas de distanciamiento social. En particular, fue a principios de marzo que la ciudad de Seúl arrancó de manera preventiva la campaña de distanciamiento social “Paremos un momento”. Seúl es una megaciudad de 10 millones de personas y tiene la mayor densidad poblacional en Corea. Además, tiene un riesgo de infección más alto que otras ciudades dada la alta concentración de negocios e instalaciones. También es por eso que el Gobierno Metropolitano de Seúl respondió con severidad y de forma proactiva.

    Seúl es tanto o más democrática y dinámica que cualquier ciudad del mundo y tiene ciudadanos prudentes. Gracias a la participación activa de los ciudadanos en la campaña “Paremos un Momento”, Seúl se ha convertido en la ciudad con el mejor manejo de la epidemia entre las ciudades más grandes del mundo.

    Sin embargo, aún no estamos en posición de bajar la guardia. El riesgo de contagio colectivo está latente en todo momento. Basta un solo portador silencioso para detonar un contagio masivo, como lo confirman recientes los casos de Yecheon y Singapur. En consecuencia, el Gobierno Metropolitano de Seúl, siguiendo la política del gobierno central, mantendrá el distanciamiento social hasta el 5 de mayo.

    Al mismo tiempo, cabe mencionar que la penumbra del COVID-19 es vasta y profunda. El descalabro de la economía ciudadana no tiene precedentes. La crisis del coronavirus golpeó a los ciudadanos con una realidad apremiante.

    Las consecuencias de la recesión económica derivada del COVID-19 se aprecian por doquier. Y más pavor causa el no saber cuándo nos recuperaremos de esta crisis. Muchos expertos predicen que la recuperación económica del COVID-19 se dará en forma de U, a diferencia de los rebotes en forma de V que ya hemos vivido. Después de cruzar el río de la adversidad, deberemos cruzar el valle de la muerte.

    Sin importar la región ni la época, los desastres tienen algo claro en común. Los desastres golpean al más débil más pronto y más duro.

    La ciudad de Seúl fue proactiva en sus acciones antiepidémicas, pero también quiere serlo en el bienestar público.

    Hasta ahora, las medidas asistenciales especiales del Gobierno Metropolitano de Seúl incluyeron, primero, la “promesa de los diez días” del Apoyo Económico de Emergencia, en segundo lugar, las “Medidas de Financiamiento Innovador” por un valor de 5 billones de wones y, en tercer lugar, hizo una aportación al “Fondo Asistencial contra Desastres” del gobierno central en una proporción de 8 a 2.
    Todo esto se hizo con la determinación de dar un respiro a los ciudadanos que ante el desastre se encuentran en un punto ciego del bienestar y cuyo sustento pende de un hilo.

    Seúl ya destinó 861,9 mil millones a apoyos para pequeños empresarios en condiciones precarias a causa del COVID-19 y para hogares en puntos ciegos del desastre. Desafortunadamente, esto no se considera suficiente para cruzar el prolongado valle del sufrimiento.

    Es así que, para cruzar este río de adversidades al lado de los ciudadanos de Seúl, la ciudad ha decidido implementar una cuarta iniciativa. Esta cuarta iniciativa para superar la recesión es el Fondo de Rescate para Trabajadores Autónomos de Seúl, que consiste en un apoyo mensual de 700.000 wones durante dos meses.

    La economía está en una situación de emergencia. En los últimos días, yo mismo me he reunido con trabajadores autónomos en todo Seúl. Escuché sus vívidas y desgarradoras experiencias. Por lo que vi directamente, en promedio, han sufrido un desplome de más del 30% en las ventas. De ser así, la devastación de los pequeños negocios locales será prácticamente como la causada por un incendio. Si permitimos esto, el ciclo virtuoso de la economía ciudadana se romperá y con toda seguridad conducirá al colapso de la economía familiar.

    Así bien, en las calles, la gente dice que aun con los apoyos ofrecidos hasta ahora es difícil cruzar con confianza el río de la adversidad. Durante este período, tanto el gobierno central como el de la ciudad de Seúl se limitaron a ofrecer financiamiento a los trabajadores autónomos sin hacer distinciones. La realidad es que el financiamiento, a fin de cuentas, es una deuda. ¿Qué se consigue al elevar la deuda familiar si no crear otra angustia y detonador?

    Lo que se necesitan los microempresarios con poca liquidez no son préstamos, sino capital de trabajo del que se pueda hacer uso de inmediato. Se requiere una transfusión de sangre urgente para mantener vivo el negocio. Esta nueva medida la esta implementado el gobierno de Seúl por iniciativa propia, en vista de que el gobierno central no se ha tomado cartas en el asunto.

    La ciudad de Seúl consultó a expertos civiles relacionados, al Consejo Municipal, representantes de los distritos autónomos y trabajadores independientes al filo de la batalla. Hemos considerado una y otra vez cómo actuar con prudencia para salir de la apremiante situación actual y cómo atravesar el profundo río de la adversidad de la mano de los ciudadanos. Además, decidimos dar un paso más en las políticas de reducción de alquileres y en los existentes apoyos crediticios, teniendo en mente a los trabajadores independientes que han experimentado una brusca caída de sus ventas y están en peligro de cerrar sus negocios.

    El Gobierno Metropolitano de Seúl, en una decisión audaz, deja atrás los métodos de apoyo existentes y se dispone a brindar a la mayor brevedad un apoyo intensivo que sea directo y continuo, de modo que puedan sentirlo de cerca las personas que trabajan por cuenta propia. Me refiero, por supuesto, al Fondo de Rescate para Trabajadores Autónomos de Seúl. Con este fin, la ciudad invertirá aproximadamente 600 mil millones de wones.

    Los trabajadores autónomos que hayan tenido ventas anuales de menos de 200 millones de wones y cuenten con más de 6 meses operando en Seúl recibirán de forma directa un total de 1,4 millones de wones, divididos en dos pagos mensuales de 700.000 wones cada uno. Del total de trabajadores por cuenta propia de Seúl, exceptuando las industrias con financiamiento restringido, 410.000 son elegibles para recibir los beneficios, es decir, el 72%.

    Aunque es nuestro más profundo deseo apoyar a todos los trabajadores autónomos, y nos hemos esforzado arduamente para maximizar los recursos disponibles, estos recursos son limitados y hemos concluido que aplicarlos de manera extensa pero superficial no sería lo mejor para brindar un apoyo práctico. Por esta razón, decidimos brindar un apoyo de mayor consistencia a lo largo de dos meses enfocado en aquellos trabajadores independientes con dificultades de financiamiento.

    Creemos que esto les dará la fuerza necesaria para sobrevivir el segundo trimestre hasta llegar a junio. También simplificaremos el proceso de solicitud lo más posible para acelerarlo. La tormenta del coronavirus dejará secuelas. Necesitaremos fuerza para resistir a ellas. El Fondo de Rescate para Trabajadores Autónomos es un apoyo sin precedentes para un desastre social sin precedentes.

    Está claro que Seúl no tiene más remedio que aguantar la gran carga financiera. Ya se ha recurrido a todos los medios posibles para obtener los fondos necesarios, como la reducción y cancelación de proyectos, con el dolor de nuestro corazón.
    Como he dicho con anterioridad, Seúl existe gracias a sus ciudadanos. ¿De qué serviría un gobierno municipal sin ciudadanos? Espero que esta cuarta resolución de la ciudad de Seúl sirva de puente para atravesar el profundo río de la adversidad que encaran los trabajadores independientes cuyas ventas se vieron fuertemente afectadas por el coronavirus.

    El Fondo de Rescate para Trabajadores Autónomos requiere desesperadamente de la ayuda del Consejo Municipal. Se requieren enmiendas urgentes a la ley para proporcionar una base clara de apoyo para mantenimiento operaciones de las pequeñas empresas que han sufrido daños comerciales a causa del COVID-19. Aprovecho para agradecer de antemano al Consejo porque confío en que están de nuestro lado.

    Aunque el Gobierno Metropolitano de Seúl dio el primer paso en el otorgamiento del Fondo de Rescate para Trabajadores Autónomos, esto no es suficiente. Para que toda Corea sobreviva esta guerra, restablezca la vida cotidiana y pueda dar otro paso al frente, es primordial que el gobierno central introduzca un fondo de rescate de trabajadores autónomos para todo el país. Dado lo repentino e inusitado de la situación, les ruego al gobierno y a la Asamblea Nacional que encuentren la forma de considerar esto a fondo en una sesión extraordinaria.

    Estamos ganando en la guerra contra el COVID-19 a través de la comunicación y la solidaridad, la confianza y la dedicación, la cooperación y la integración, la pasión y la innovación. Debemos trabajar juntos para devolver a todo el país la “energía de la primavera”. Seúl se mantendrá siempre al frente de la batalla. La mejor vacuna para Seúl siempre son sus ciudadanos. Gracias.