Go to Main Content

Noticias sobre Bienestar, Salud y Seguridad

A A
  • Preparan operación de emergencia de sistemas de agua en respuesta al COVID-19

  • SMG 321

    En los seis centros de purificación de agua Arisu de Seúl, está en marcha la “operación de emergencia de sistemas de agua”, con la intención de mantener una producción y un suministro ininterrumpidos del vital líquido aun en medio de la crisis causada por la propagación del COVID-19.

    Este sistema de emergencia se divide en dos fases (fase 1, cuando parte de los trabajadores del centro estén en autoaislamiento y fase 2, cuando haya un caso confirmado), previendo una posible infección de COVID-19. La ciudad está completamente preparada para situaciones de emergencia como esta y está lista para operar de inmediato un sistema de emergencia si se diera una situación real.

    De manera preventiva, en caso de que se requiriera el autoaislamiento de un trabajador, se han preparado medidas para lidiar con los problemas que esto desataría, incluyendo por supuesto el peor escenario posible, que sería el del cierre de la sala de control central debido a la infección y aislamiento de uno de sus trabajadores, pues desde esta se monitorea y controla en tiempo real el proceso de potabilización del agua. Como parte de las medidas preventivas para el posible cierre de la sala de control central, se construyeron salas de control temporal de emergencia que podrían usarse como alternativa y se alistó a un total de 249 trabajadores sustitutos potenciales, entre ellos, jubilados.

    El gobierno de la ciudad explicó que la sala de control central predice en tiempo real el consumo de agua y gestiona su producción, por lo cual la interrupción de sus operaciones, así sea por un momento, puede causar grandes repercusiones en el abastecimiento de agua potable, lo que hace que sea de suma importancia para tener un suministro continuo.

    • Fase 1 (Si empleados del centro son puestos en autoaislamiento): Se realizará la limpieza y desinfección de las instalaciones de trabajo. Se operará con el capital humano disponible actualmente por medio de un reajuste de los horarios de trabajo. En cuanto a la sala de control central, los 4 equipos de trabajo pasarían a ser 3. En la actualidad, para mantener el suministro constante y seguro de agua de grifo, los 169 trabajadores asignados a la sala de control central se dividen en 4 grupos y 2 turnos, manteniendo así las instalaciones funcionando las 24 horas del día, los 365 días del año.

    • Fase 2 (Si aparece un caso confirmado): En caso de clausura de la sala de control central debido a una infección confirmada, entraría en marcha la sala de control central de emergencia del respectivo centro de purificación de agua Arisu, de los seis disponibles. En caso de que sean varios los trabajadores puestos en cuarentena y haya una escasez de personal, se introducirán hasta 249 sustitutos de emergencia mediante el uso de antiguos trabajadores transferidos a otras instituciones o jubilados. El reclutamiento de jubilados y empleados transferidos para ejecutar las funciones de la sala de control central se debe a la dificultad de comprender los procesos necesarios a no ser que se tenga experiencia en el tratamiento del agua.

    Por otra parte, se han suspendido temporalmente las visitas guiadas a los centros de purificación, así como el acceso a personal no autorizado; además, se han implementado medidas extenuantes para la prevención de los contagios al interior de los centros, como la revisión de la temperatura corporal al ingreso.