Go to Main Content

Noticias sobre Transporte

A A
  • Esfuerzos para tener “cero casos” de COVID-19 en el metro de Seúl

  • SMG 240

    Ya pasaron 100 días desde que la propagación de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) puso en color rojo el semáforo de alerta. El COVID-19 ha alcanzado un nivel pandémico, con más de 11.000 casos confirmados en el país y más de 6 millones en todo el mundo.

    Afortunadamente, aún no se han confirmado casos de transmisión en el metro de Seúl, que es utilizado por un promedio de 7,3 millones de personas diariamente. Ahora, pasados 100 días desde que se activara la alerta roja, el Metro de Seúl presenta las estadísticas de los esfuerzos que lo han llevado a registrar “cero casos” de COVID-19, como las desinfecciones y medidas de respuesta a desastres.

    <Desinfecciones diarias de trenes y estaciones… suman más de 370.000>
    Desde el anuncio de la alerta naranja por enfermedades infecciosas el día 27 de enero, el Metro de Seúl reconoció la gravedad de la situación y dio inicio a las desinfecciones constantes del más alto nivel. Estas incluyen cuatro desinfecciones diarias de los puntos de contacto con los usuarios en las 278 estaciones de las líneas 1 a la 8 (instalaciones principales, como los pasamanos de escaleras eléctricas y máquinas expendedoras de tarjetas de transporte), contando las dos realizadas a la entrada y la salida del trabajo, además de otras, como las dos desinfecciones diarias de los baños.

    Se realizan cuatro desinfecciones diarias contra el COVID-19 en todas las estaciones
    ▼ Se realizan cuatro desinfecciones diarias contra el COVID-19 en todas las estaciones

    Las desinfecciones también se llevan a cabo en el interior de los vagones. Trabajadores en trajes protectores utilizan atomizadores para sanitizar los vagones cada vez que completan su circuito, prestando atención a los pasamanos y barreras protectoras junto a los asientos. Los asientos en sí se limpian con dispositivos de limpieza a vapor de alta temperatura una vez que los vagones llegan a la base.

    Desinfección a fondo de los vagones tras cada circuito y a su llegada a la base.
    ▼ Desinfección a fondo de los vagones tras cada circuito y a su llegada a la base.

    El número total de estas desinfecciones en las estaciones desde el anuncio de la alerta naranja es de 211.732, mientras que las desinfecciones de vagones en el mismo período ascienden a 161.461. Estas cifras suman 373.193, es decir, un promedio diario de 3700.
    La cantidad de personal involucrado también es notable. Diariamente, son 1.724 los trabajadores que se encargan de la desinfección de las estaciones y 556 los que efectúan estas tareas en los vagones cuando están en sus bases. La sustancia desinfectante que se consume en un solo día es de 73,6 L (20,6 L para las estaciones y 53 L para los vagones). Esta sustancia se diluye en agua a razón de 1:200, por lo que se usan casi 15.000 litros de solución desinfectante todos los días. En cuanto a los trajes protectores, se ocupan 41 al día.

    <Si se confirma que un portador usó el metro, la ruta se identifica y desinfecta de inmediato>
    Incluso en los casos de infecciones grupales en los que se confirmó el viaje en metro de algún portador, como el del 9 de marzo en el centro de servicio telefónico del Korea Building en Guro-gu, el del 6 de mayo en un club de Itaewon Club y el del 27 de mayo en un centro de distribución, se realizaron las desinfecciones pertinentes en todas las rutas identificadas.
    Además, el Metro de Seúl, que solo administra las líneas 1 a 8, está cooperando con las entidades que operan el resto de las líneas, como la línea 9 y la línea Ui-Sinseol del tren ligero, para que la desinfección y sanitización se puedan realizar en todas las rutas en caso de identificarse el uso del metro por parte de un paciente confirmado en cualquier zona del área metropolitana.
    En las principales estaciones con influjo de población de las afueras de la capital por su cercanía a las terminales de autobús y estaciones de ferrocarril, se han instalado cámaras termográficas para poder detectar a los portadores antes de que crucen las puertas de boletos.
    Como resultado de estos esfuerzos, no se han dado casos de transmisión de COVID-19 en el metro. Aun así, se está en contacto con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea y con los centros de salud comunitarios correspondientes para actuar en caso de confirmarse el traslado por metro de un paciente confirmado, tomándose las medidas necesarias de manera inmediata y proactiva.

    <Tras desescalada, pasajeros aumentan gradualmente… disminuyen al detectarse infección grupal>
    La declaración de la alerta roja tuvo una gran influencia en el número de pasajeros del metro. Esta alerta trajo consigo un “distanciamiento social estricto”, acrecentado por los brotes masivos. Esto, aunado a la restricción de la operación de instalaciones públicas, la implementación del trabajo desde casa, la reducción de eventos masivos y el retraso del regreso a clases, contribuyó a una baja en el número de personas trasladadas.
    Desde que el 6 de mayo se abrió paso a la “normalidad distanciada (prevención cotidiana)”, la cantidad de usuarios del metro está remontó gradualmente. Sin embargo, luego de los casos de infección grupal de COVID-19 en el área metropolitana de Seúl, como los del club de Itaewon y el centro de distribución, el número de transportistas se redujo temporalmente y aún no ha alcanzado el nivel promedio.
    En medio de la constante fluctuación en la cantidad de pasajeros a causa del COVID-19, el Metro de Seúl está trabajando con las autoridades para prevenir la propagación de la enfermedad en el transporte colectivo, implementando una política de negación del servicio a partir del 13 de mayo a los usuarios que no porten una mascarilla.

    <En era del “no contacto” propiciada por COVID-19, información preventiva se difunde por las redes>
    Con la puesta en marcha del distanciamiento social debido al COVID-19, la cultura del “no contacto” se ha posicionado en la sociedad, incitando la evasión del contacto directo y la minimización de las interacciones físicas.
    Uniéndose a esto, el Metro de Seúl publica mensajes de aliento para los ciudadanos y de prevención del COVID-19 de forma continua a través de sus cuentas oficiales de redes sociales como YouTube, Facebook y Twitter.
    Desde el 13 de mayo, también está disponible el servicio de “Informes de congestión diarios”, el cual consiste en el uso de macrodatos para pronosticar el nivel de congestión del metro al día siguiente y darlo a conocer a los usuarios anticipadamente a través de las redes.

    <El contagio de personal del metro significaría el cese de operaciones hasta garantizar una “zona libre de coronavirus”>
    El Metro de Seúl no solo se preocupa por sus usuarios, sino que también está tomando medidas para proteger a sus trabajadores de una infección de COVID-19. Entre estas medidas está el suministro de trajes desechables para los empleados en contacto directo con los pasajeros, así como la instalación de mamparas de acrílico transparente en los espacios de trabajo.
    En particular, se están tomando precauciones especiales para prevenir la infección de trabajadores cuyo contagio podría conducir a la interrupción completa del servicio, como el personal del centro de control general, a cargo de la supervisión de la operación del metro, y los operadores de los trenes.
    La oficina central y demás instalaciones han separado los espacios de trabajo para que, aunque se confirme un contagio, se pueda seguir trabajando; igualmente, en la cafetería del personal se han impuesto horarios de comida desfasados para que los comensales mantengan la distancia. También se están realizando mediciones de temperatura corporal dos veces al día, en la mañana y en la tarde. Gracias a estos esfuerzos, afortunadamente, no ha habido casos de infección entre el personal hasta la fecha.