Go to Main Content

El Turismo Cultural

A A
  • El Patrimonio Cultural del Mundo que rodea Seúl (Fortaleza de Seúl en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO)

  • SMG 915

    Aunque la “Fortaleza de Seúl (en coreano, Hanyangdoseong)” es un nombre poco familiar para muchos capitalinos, es un patrimonio cultural que ha protegido a la ciudad por mucho tiempo y hoy sirve como lugar de descanso o refugio.

    Muchas ciudades del mundo que se destacan por su importante historia tienen emblemas simbólicas que las representan, pero las murallas de la fortaleza de una ciudad no se incluyen generalmente en su lista. En las ciudades con una larga historia, como París o Londres, aún quedan las huellas de sus murallas de la fortaleza, aunque que son muchos en cantidad. Sin embargo, muy pocas urbes han conservado tales muros como lo hace Seúl. Muchas murallas de las fortalezas de ciudades europeas y chinas fueron desarrolladas como carreteras o parques.

    A diferencia a estas ciudades, la Fortaleza de Seúl mantiene su integridad hasta la fecha. Mientras que muchos muros de las fortalezas de ciudades extranjeras fueron construidos en terreno llano, la Muralla de la Fortaleza de Seúl fue edificada a lo largo de las crestas de las 4 montañas que rodean la ciudad –Monte Baekaksan, Monte Naksan, Monte Namsan y Monte Inwangsan-. Como resultado, la forma original de la muralla se conserva hasta el día de hoy, pese al rápido crecimiento económico y la urbanización.

    Todo esto era posible, gracias a la tradición que se preserva de generación a generación, desde la fundación de la Dinastía Goguryeo, cuando las ciudades fueron creadas cerca de las montañas. Por más de 6.000 años, Seúl ha servido como capital de Corea y sigue desempeñando el mismo papel en la actualidad. Tal vez Seúl sea la única ciudad del mundo que ha servido a su país durante tanto tiempo. Por tanto, es natural que incluso los extranjeros que ven la Fortaleza de Seúl por primera vez sienten la maravilla.

    Puerta Sukjeongmun y la vista de la ciudad

    El pasado de la Fortaleza de Seúl

    La Fortaleza de Seúl no fue construida con el objetivo de prepararse para la guerra. A principios de la Dinastía Joseon, la fortaleza fue construida para expresar el orgullo nacional y mantener el orden público dentro de la ciudad. Podría parecer extraño para los europeos, que tienen experiencia de haber sufrido batallas tanto dentro como fuera de su propia ciudad durante siglos, pero los reyes de Joseon creían que el Estado llegaría a su fin si cualquier enemigo podía llegar a Seúl. Ellos estaban convencidos de que luchar contra sus enemigos dentro de la ciudad no merecía la pena. Por este motivo, la Fortaleza de Seúl fue construida con las porterías llamativas alrededor de la ciudad como símbolo de la autoridad real, en lugar de estructuras defensivas y agresivas como se ven en otros países.

    Las campanas instaladas en las 4 principales puertas (Sadaemun) de la ciudad y en otras 4 pequeñas entradas (Sasomun) sonaban para señalar el comienzo de toque de queda, y cada vez del toque de las campanas, las puertas se abrían y se cerraban, por lo que la vida diaria de los residentes de la ciudad seguía al ritmo marcado por las campanas.

    El presente de la Fortaleza de Seúl

    La Fortaleza de Seúl, el símbolo nacional a lo largo de 600 años de la historia de Joseon, se iba olvidando gradualmente debido a la ocupación japonesa y las dificultades experimentadas durante la era moderna de Corea. Algunas partes de la fortaleza adyacentes a las puertas fueron destruidas, dejando solamente las demás entradas, y el acceso a las 4 montañas se prohibió por mucho tiempo por motivos de seguridad nacional.

    Crestas de las 4 montañas

    Cuando el Monte Namsan, el Monte Inwangsan y el Monte Baekaksan fueron finalmente abiertos al público en 1994, 1996 y 2006 respectivamente, los ciudadanos de Seúl pudieron caminar a lo largo de la muralla de la ciudad, aprendiendo la historia de Seúl y disfrutando de la hermosa vista parorámica. En la cima del Monte Baekaksan, el pico más alto de Seúl, se puede observar los últimos 600 años de Seúl, incluyendo los palacios capitalinos y la calle de Yukjo, que es la vía principal del pasado.

    Como el Monte Baekaksan es crucial para la defensa nacional, las tropas están estacionadas en este lugar a fin de proteger a las instalaciones más importantes del país, lo que permite a esta zona ser un lugar en donde la gente siente intensamente la tensión causada por la división de la península coreana. En el barrio de Ihwa de Naksan, conocido también como la “aldea de murales Ihwa”, los pequeños museos y talleres han empezado a abrirse uno tras otro, captando la atención de los transeúntes.

    Pie del Monte Naksan

    Al subir el Monte Naksan, siguiendo el camino de Jangchungdong-gil, es posible disfrutar de una armoniosa combinación entre el entorno natural y la antigua muralla, construida hace 600 años durante el reinado de Taejo, el primer rey de Josoen. El sendero que se encuentra a lo largo de la Fortaleza de Seúl, cerca del Monte Namsan, permite ver el río Hangang y el área de Gangnam, y el centro histórico de la ciudad que se extiende bajo los pies, siendo éste un camino que todos deberían visitar para comprender mejor la ciudad de Seúl. Al bajar del Monte Namsan, la Puerta Sungnyemun está erigida con su dignidad. Esta puerta fue restaurada a su estado original tras un trágico incendio.

    Al llegar a la cumbre del Monte Inwangsan, después de pasar por el centro de la ciudad, se puede disfrutar del encanto de la montaña rocosa, y la vista de Seochon (llamada “Utdae” durante la Dinastía Joseon), el Palacio Gyeongbokgung y el barrio de Bukchon, impregnados en el ambiente histórico de la ciudad.

    Sección del Monte Inwangsan

    La Fortaleza de Seúl es algo más que una simple muralla de la ciudad. El recorrido por la fortaleza proporciona la oportunidad de sentir físicamente y aprender más a fondo las características geográficas de Seúl, la fundación de la ciudad y la historia grabada en numerosas rocas alrededor de la capital coreana. Los distritos capitalinos de Jongno-go y Jung-gu ofrecen variedad de programas de recorrido, que podrían servir de gran ayuda a los turistas que quieran entender mejor la ciudad de Seúl.

    En esencia, la Fortaleza de Seúl es un excelente lugar para realizar un tour por Seúl, pues está abierta a todo el mundo en cualquier momento. Durante la Dinastía Joseon, los residentes de la capital daban un paseo por la Fortaleza de Seúl para predecir su fortuna del año y pedir deseos e incluso ahora, los coreanos siguen haciéndolo para gozar de una vida llena de esperanzas y sueños. Si usted da un recorrido por la Fortaleza de Seúl, podrá experimentar que la energía que fluye por toda la ciudad y el la belleza que ofrece el cambio estacional le permite disfrutar física y espiritualmente los maravillosos paisajes.